MIRABILIA

Sesión de cuentos para jóvenes

¿De que se trata?

Cuatro palabras

Cuando el mundo era mucho más joven y el demonio transitaba las encrucijadas de la tierra, las noches eran menos oscuras cuando ardía la leña y estaba listo el caldero. Y las historias estaban llenas de bosques antiguos y de dioses olvidados que una vez, hace mucho mucho tiempo, fueron pendencieros y poderosos.
Hagamos que la luz de las estrellas olvidadas brille una vez más al son de leyendas polvorientas y poemas desgastados. Que crujan las páginas del olvido y el mundo parezca una vez más, un lugar naciente y misterioso.

Tant’ amare, tant’ amare es una sesión de cuentos estructurada en torno al mundo medieval europeo. A través de leyendas, crónicas, cuentos de tradición oral, poemas y romances, esta sesión pretende aproximar al alumnado de secundaria a la Edad Media y su cultura desde la perspectiva de la narración oral, donde algunos de los propios textos conocidos por el estudiantado constituyen la base a partir de la cual se estructura la sesión.

Tant’ amare, tant’ amare
Enfermaron uelios gaios
e dolen tan male.

Características

Cosas a tener en cuenta.

DURACIÓN

Esta sesión tiene una duración aproximada de 60 minutos.

ESPACIO

Es deseable que la sesión de cuentos se desarrolle en un espacio tranquilo, bien iluminado, con asientos cómodos y buena sonoridad, en el que estudiantes y docentes puedan disfrutar de un tiempo compartido.

MATERIAL

Es imprescindible una toma de corriente para adecuar el equipo de sonido si el espacio así lo requiere.

PÚBLICO

Se trata de una sesión de cuentos dirigida al alumnado de secundaria especialmente interesado en la Edad Media, su historia y cultura.

DE VISITA

Tant’ amare, tant’ amare es una sesión que se adapta a las aulas del centro así como a otros espacios afines, como bibliotecas o los auditorios de los centros.

IMPRESCINDIBLE

Imprescindible sea que el alumnado y docentes tengan especial interés y ganas por descubrir el pasado desde una perspectiva lúdica y participativa.

Imágenes

¿Valen como mil palabras?